Tarta de pistachos y nectarinas

La familia crece e irremediablemente los post escasean. Desde la llegada de Leo hemos tenido más merendolas en casa que en los últimos cuatro años pero con una diferencia: casi todas ellas las he comprado en la pastelería de la esquina :(

Como buena primeriza sigo buscando mi hueco, entre tomas somnolientas, un montón de sonrisas a las que caemos rendidos y cambios de pañales con sorpresa.

Pero hoy, de pronto, Leo me ha dedicado una siesta de tres horitas que me ha dado para hacer un pastelito y un montón de cosas más. ¡Yuju!

La inspiración se la lleva un post maravilloso de Biscayenne y una tarta de pistacho y albaricoque que tenía una pinta tremenda. Yo la he variado un poquito porque para los albaricoques llego un mes tarde pero, ¿sabéis qué? con nectarinas ha quedado de rechupete.

Vamos allá…

Ingredientes:

  • 60 gramos de almendras
  • 20 gramos de harina
  • 2 huevos a temperatura ambiente
  • 100 gramos de azúcar
  • 80 gramos de pistachos
  • 80 gramos de mantequilla
  • Una base de pasta brisa

Precalentamos el horno a 200ºC. Colocamos la masa de pasta brisa sobre un molde previamente engrasado.

En el post de Biscayenne ella utilizaba hojaldre pero a mi personalmente, si la masa no es casera prefiero la brisa de modo que la he variado un poquito.

 Si utilizáis pasta brisa es muy importante que cuando la extendáis sobre el molde la pinchéis bien con un tenedor y la sujetéis con un papel de horno. Para hacerlo pegad el papel sobre la base y, para que no se mueva, verted un buen puñado de lentejas encima (o cualquier legumbre que pese). Si no lo hacéis de este modo los bordes de la pasta se escurrirán hacia la base. Si utilizáis hojaldre solo tendréis que pincharlo.

Horneamos la base unos 7 minutos porque no queremos que quede hecha, solo lo suficiente para poder servir como cuenco para el relleno. Bajamos el horno a 180º.

Mientras horneamos la base mezclamos la mantequilla a temperatura ambiente con los huevos. Uno a uno y batiéndolos muy bien cada vez. Finalmente añadimos los 20 gramosde harina con la espumadera y pasamos a picar las almendras y los pistachos.

 Algunos pistachos los dejamos más enteros que otros que después saben buenísimos cuando te los encuentras en el pastel.

Añadimos los pistachos y las almendras a la mezcla de mantequilla, huevo y azúcar y vertemos todo sobre la base de pasta brisa.

Pelamos las nectarinas y las cortamos a láminas finas que dispondremos ligeramente inclinadas una al lado de la otra sobre el relleno del pastel tal y como lo haríamos en una tarta de manzana. Cuando tengamos toda la superfície cubierta horneamos la tarta media horita a 180º.

Veremos que está cocida porque el relleno queda firme pero esponjoso.

Para la merienda la acompañé de una bola de helado de vainilla con nueces de macadamia y una infusión del Teashop llamada “Secreto de la India” que contiene corteza de naranja, hinojo, trocitos de canela, raíz de regaliz, enebro, clavo, cardamomo, jengibre y pimienta verde en grano.

En casa la tarta la han calificado de rara pero buena. Yo le doy un ocho porque para mí cumple con los básicos: productos de temporada, mezcla que antes no habías probado y sabe más que bien y lo mejor, no hay que ser un gran chef para que te salga buenísima.

 

Entrada publicada el October 1, 2012 a las 9:27 pm por Miss Sweet
Categorías: Meriendas I love you, Recetas
Etiquetas: , ,

3 Comentarios

  1. Pilar says:

    espectacular esa tarta! riquisima con helado no?
    besos!pilar

  2. recetasbonappetit says:

    Hola!!!!
    Tiene una pinta estupenda…
    Que tal quedaria en vez de nectarina colocar platano y menta???.
    Saludos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *